indice

13 de mayo de 2011

Londres: paseo por la orilla sur del Támesis

Según mi padre debo de tener algún gen inglés perdido en mis células que hace que me vuelva loca todo lo que tiene que ver con la cultura anglosajona. Lo que sí es cierto es que me encanta el inglés, Inglaterra (y el resto de Reino Unido), y mi sueño es ir algún día a Australia. 

Como no podía ser menos, la primera entrada de esta nueva categoría del blog se lo dedico a Londres, mi ciudad favorita (junto con Valencia, claro está), y a uno de los paseos más bonitos y relajantes que existen en toda la ciudad: el Thames Path, todo un descubrimiento.


En realidad se trata de un camino que discurre a orillas del Támesis durante 294 km, desde los Cotswolds en el oeste de Inglaterra (hablaré de esa zona en otro momento) hasta la desembocadura del río en el mar. Pero no te preocupes, porque la distancia que te propongo hoy para hacer no es esa ni mucho menos. El recorrido es de unos 5 km, con muchas paradas interesantes. Empezamos.

Salimos desde Tower Bridge (A), el famosísimo puente de Londres (que no se llama London Bridge como mucha gente cree, ése es el siguiente puente que te encontrarás).


Desde aquí podemos ver vistas impresionantes del puente (que si tienes suerte y pasa algún barco, puedes ver elevándose), el nuevo ayuntamiento - obra del conocido arquitecto inglés Sir Norman Foster. En la otra orilla verás la Tower Bridge, en la actualidad Palacio de la Reina de Inglaterra, pero que también fue prisión durante muchos siglos.

Si te fijas bien en el muro que da al río, puedes ver parte de la Traitor´s Gate (La puerta de los traidores), que daba acceso por el río a los prisioneros de la Torre de Londres. Por aquí entraron personajes de la época de los Tudor como Ana Bolena, Thomas More o Catherine Howard los días previos a su ejecución.


Lo siguiente que te encontrarás será el HMS Belfast (B), buque de guerra de los años treinta varado de forma permanente en esta zona del Támesis y desde 1978 parte del Museo Imperial de la Guerra. Nunca lo he visitado por dentro, pero parece ser que está muy bien conservado.

La Galería Hays es un antiguo embarcadero que se convirtió, tras su remodelación y construcción de la bóveda de cristal, en centro comercial en los años ochenta. Aquí encontrarás pequeños cafés y tiendas preciosas, como la Christmas Shop, donde puedes comprar adornos navideños incluso en pleno agosto. Una pequeña joya que te encantará.


Desde aquí podemos seguir nuestro recorrido hasta llegar al London Bridge, ahora sí, donde se acaba temporalmente el Thames Path. 


Si es sábado por la mañana, puedes visitar el Borough Market (C), donde podrás encontrar desde frutas y verduras hasta flores, productos ecológicos o elaborados de forma artesanal. Todo un privilegio para nuestro paladar.
Podrás degustar infinidad de productos británicos e internacionales (quesos, mermeladas, chutneys, miel,...). Además, hay muchas paradas que venden comida para llevar. En mi opinión, la mejor sin duda es la parada  de la raclette: por 4 libras te sirven un plato con patata asada, pepinillos y un buen trozo de queso de raclette fundido. Seguro que repites.


De paso, puedes visitar la catedral de Southwark, la más antigua de estilo gótico de Londres. Sencilla pero preciosa. Un remanso de tranquilidad que se agradece tras la caminata.

Si ya no puedes más, tienes dos paradas de metro bien cerquita (London Bridge o Borough) que te llevarán a cualquier parte de Londres en un momento. Si todavía tienes fuerzas, puedes volver a orillas del Támesis a seguir con el recorrido. El Shakespeare´s Globe (D) es la siguiente parada obligada. Es una reproducción del que fuera el Teatro de Shakespeare, que desapareció tras un incendio en 1600. En época estival (ya que está al descubierto) se programan funciones teatrales clásicas, en las que la mayor parte del público permanece de pie en la platea, tal y como ocurriese en el original.

Continuamos desde el Southwark Bridge por el Thames Path, hasta llegar al Millenium Bridge (otra obra de Sir Norman Foster y cols). La vista de la Catedral de Sant Paul´s desde este lado del río es impresionante.


Justo aquí se encuentra la Galería Tate Modern, en la que se exponen como su nombre indica obras de arte moderno. Aunque no te guste demasiado este estilo, vale la pena entrar (gratis)  solo por ver el impresionante hall y las vistas desde la terraza de la cafetería.

Si sigues paseando río arriba encontrarás el Founder´s Arms, un pub con una terraza con unas vistas maravillosas. El concepto de pub inglés es muy distinto al pub español. En éstos suelen servir comida y bebida durante todo el día a precios más que razonables (he llegado a encontrar ofertas de 2 platos muy contundentes por 5 libras). Es una buena manera de comer bien por poco dinero en el mundo anglosajón.

La noria, o London Eye (E) es lo siguiente que te encontrarás y el final de nuestro recorrido. No dejes de subir porque, de nuevo, las vistas son maravillosas.



Además, aquí mismo tienes el Museo de Dalí y el London Aquarium.
Desde este lado del río, el Parlamento y el Big Ben se ven simplemente, espectaculares.

Acabo con un atardecer sobre el río Támesis....¡qué ganas de volver a disfrutarte, Londres!



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buscando una descripción del paseo por el Sur del Thamesis he encontrado tu blog.
Me ha parecido una narración preciosa y muy bien ilustrada con fotos.
A mi Londres me encanta. Es una ciudad única.
Animo y sigue ampliando y compartiendo tus experiencias. Las consultaré de vez en cuando.
Muy bonito.

Un saludo desde Gijon.

Chloe dijo...

Muchísimas gracias!
Comentarios como el tuyo hacen que mi blog siga adelante día tras día.
Qué más puedo decir de Londres! Hay que vivirla para quererla...
Un placer ayudarte!
Que tengas un día maravilloso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...